UNED

Historia de Marbella y San Pedro Alcántara

Breve Historia y lugares de interés cultural

La edad moderna


La conquista de la ciudad por los RRCC, en de junio de 1485, y su incorporación a la Corona de Castilla marca el nacimiento de la Marbella cristiana. La nueva situación supuso una pronta y radical transformación del cuerpo social de la ciudad, al ser obligados los musulmanes a abandonar sus casas, y el inicio de significativas transformaciones de la red viaria y del espacio público de la ciudad intramuros, como era la construcción de la Plaza de los Naranjos, uno de los espacios más significativos de la nueva sociedad en respuesta al desarrollo económico del período. Durante todo el siglo XVI el espacio urbano seguirá experimentando cambios en su fisonomía fruto de un cúmulo de transformaciones arquitectónicas y urbanas que irán adaptando la ciudad a los nuevos patrones religiosos y sociales, como muestran la construcción del hospital San Juan de Dios, la Casa Bazán o el Convento de la Trinidad.


Marbella seguirá sufriendo las dificultades de ser tierra fronteriza lo que generaba una ambiente general de miedo ante las constantes incursiones de piratas turcos y moros. La construcción de las torres almenaras difuminadas por la costa supuso una mejoría defensiva y la vertebración del territorio. El sistema defensivo se completó en el siglo XVIII con la construcción del Fuerte de San Luís y la Batería del Lance de las Cañas.

El siglo XVII fue una época próspera. Las exportaciones de pasas y vinos permitieron que Marbella se convirtiera en un importante núcleo exportador, a lo que hay que sumar el desarrollo de una prometedora industria del azúcar.

Marbella comenzará su perfil urbano en el siglo XVIII. Las murallas serán derribadas o embutidas por nuevas construcciones que albergarán a una población en crecimiento a pesar de las recurrentes catástrofes naturales y demográficas. La ciudad supera el marco de seguridad de sus murallas extendiéndose hacia levante, creando el germen del conocido como El Barrio. Al sur, la construcción de la Alameda se convertirá en el símbolo de los nuevos tiempos marcados por la prosperidad dando una nueva configuración al ámbito urbano.

El siglo XIX estuvo marcado por la presencia de varios factores negativos que permitieron la continuidad de un sistema económico, social y demográfico propio del Antiguo Régimen. La revitalización del cultivo y fabricación de la caña de azúcar y la iniciativa pionera y exitosa de las ferrerías de Río Verde, protagonistas en el proceso industrializador del país, tuvieron un carácter coyuntural y no pudieron revertir el modelo existente.

La decadencia de estas industrias en los años sesenta coincidirá con uno de los sucesos más importantes que jalonan este siglo: la creación de la colonia agrícola de San Pedro Alcántara.


Mapa de lugares de interés cultural