UNED

Historia de Marbella y San Pedro Alcántara

Breve Historia y lugares de interés cultural

Historia de San Pedro Alcántara


San Pedro Alcántara se encuentra en el extremo occidental del municipio de Marbella, sobre una vega ubicada en una amplia franja costera delimitada por un semicírculo de quebradas sierras que la rodean. Entre estas sierras y laderas discurren tres ríos principales: Guadaiza, Guadalmina y Guadalmansa.

Su origen se encuentra en la segunda mitad del siglo XIX, una finca agrícola en la que se construirá un núcleo urbano, con viviendas y servicios y con instalaciones industriales promovida en base a leyes estatales. En esos años España sufre un proceso de transformación político y económico que tendrá consecuencias en la organización interna del país, por lo que durante ese siglo se suceden distintas leyes orientadas a favorecer la recuperación y la repoblación de las zonas agrícolas y así corregir desequilibrios territoriales, demográficos y económicos.


De esta manera, y conforme a los beneficios de estas normativas, Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, primer marqués del Duero, adquirió y agrupó las tierras de varios cortijos muchas de ellas baldías con el objetivo de crear un poblado aislado ex novo con fines productivos, al tener la intención de promover el cultivo y la molienda de la caña.

La planificación del marqués, la llegada de población con experiencia en trabajos agrícolas atraídos por la mejoría de su calidad de vida y las importantes inversiones materializadas en desecación de zonas pantanosas, construcción de obras hidráulicas, adquisición de innovadoras maquinarias agrícolas y la construcción de fábricas de azúcar (El Ingenio), convirtieron a San Pedro Alcántara en un modelo a seguir por otras colonias.

Ejemplo del establecimiento agroindustrial y del paisaje moderno y variado que suponía la creación de la colonia fue la Granja Modelo o Escuela de Capataces. A partir de las instalaciones de un trapiche anterior, denominado de Guadaiza, tenía como objeto proporcionar especialistas para impulsar el desarrollo agroindustrial. Un proyecto pionero en todo el país y que sirvió de campo de experimentación de los últimos adelantos de la mecánica aplicados a la agricultura.

En la actual configuración urbana de San Pedro Alcántara existen huellas de su origen, como es la plaza de la Iglesia o el trazado reticular de las calles Lagasca y Pizarro.


Hitos Históricos

Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, marqués del Duero

El origen de San Pedro Alcántara es el resultado de un ambicioso proyecto puesto en marcha por este ilustre militar y político, que en 1860 creó la Colonia Agrícola cuyo nombre es un homenaje a su madre, Petra de Alcántara, y a San Pedro de Alcántara, santo extremeño de gran devoción en su familia.

El Trapiche de Guadaiza

Representa la creación modernizadora más importante de la Colonia. A partir de las instalaciones de un trapiche anterior, se creó la Granja Modelo, pionera de su clase en todo el país, también llamada Escuela de Capataces, con objeto de proporcionar especialistas para impulsar el desarrollo de la Colonia, siendo campo de experimentación de los últimos adelantos de la mecánica aplicados a la agricultura.

Ingenio Azucarero

La creación de esta fábrica de azúcar, o ingenio azucarero, en 1871 venía a completar el ciclo agroindustrial de la caña de azúcar, es decir, la planificación de las actividades azucareras, en su doble aspecto agrícola e industrial. El complejo industrial albergó, además, unas bodegas y una fábrica de alcohol, la Alcoholera.

La villa de San Luis

La creación de la Colonia y la consiguiente llegada de mano de obra agrícola especializada obligó a la creación de un núcleo urbano de nueva planta, es decir, el casco antiguo de San Pedro Alcántara. En la plaza central, hoy de la Iglesia, se construyó en 1874 esta villa como residencia de la familia Cuadra, beneficiaria tras la venta de la Colonia. En 1945 el Ayuntamiento de Marbella compra la casa, hoy sede de la Tenencia de Alcaldía.

Iglesia

En un lugar principal de la plaza de la Colonia, el marqués del Duero ordenó construir la Iglesia, terminada en 1866. De estilo colonial destaca su fachada, ejemplo notable de torre-pórtico.

Trazado urbano entre calles Lagasca y Pizarro

Es, junto a la plaza, el núcleo primitivo de la Colonia. Una trama urbana clara, reticular en la que vivían básicamente los labradores, mano de obra especializada procedente del litoral andaluz, Valencia y Murcia. De este conjunto, a parte de su trazado, quedan varias viviendas de las primitivas, Lagasca números 6 y 8, verdaderos testimonios históricos del origen de San Pedro Alcántara.


Más en esta sección

Mapa de lugares de interés cultural