Áreas Temáticas (Información al Consumidor)

Cuentas bancarias

La mayoría de los usuarios disponemos de alguna cuenta corriente o de alguna libreta de ahorro para domiciliar recibos, ingresar o extraer dinero, domiciliar nóminas o la pensión, disponer de tarjetas, etc.

En las cuentas corrientes disponemos de un talonario de cheques, con los cuales se pueden efectuar pagos, mientras que en las cuentas o libretas de ahorro disponemos de una libreta en la que se refleja cada movimiento bancario realizado en nuestra cuenta.

Intereses y coste de las cuentas bancarias

Debemos prestar atención a determinados conceptos:

  • Saldo mínimo necesario que debe tenerse en cuenta para obtener los intereses pactados.
  • Franquicia o saldo no remunerado, que es la cantidad por la que no se percibe ningún rendimiento.
  • Retribución de cada tramo de saldo a un tipo de interés diferente.
  • La posibilidad o no de descubierto o números rojos en la cuenta y los intereses y la comisión a pagar por dicho concepto.

Debemos comprobar las comisiones que nos cobran por nuestra cuenta bancaria, siendo las más habituales la comisión de mantenimiento, la comisión de administración (por cada operación o apunte realizado, que a veces sólo se cobra a partir de un número determinado de apuntes) y la comisión de inactividad.

Asimismo, debemos considerar otros costes que la entidad financiera cobre por prestar otros servicios (Costes de las tarjetas de crédito y de débito. Costes por negociación de cheques y por transferencias. - Gastos por cambio de divisas y por cheques de viaje).

Consejos prácticos

Revisar la publicidad que realizan las entidades financieras, analizando los aspectos que nos pueden beneficiar y los que no nos benefician, prestando especial atención a los datos que sirven como reclamo publicitario, pidiendo aclaración sobre los aspectos que no entendamos.

  • No firmar ningún documento antes de haberlo leido y entendido.
  • Solicitar a cada entidad bancaria información escrita para poder comparar el mismo producto financiero en otras Cajas de Ahorro o Bancos.
  • Pedir información sobre las comisiones y gastos que vaya a aplicar la entidad.
  • Las entidades de crédito y las de valores deben tener a nuestra disposición diversas informaciones que constarán en el tablón de anuncios de la suscursal, con informaciones detalladas sobre las condiciones de sus operaciones, y del folleto de tarifas de comisiones, condiciones y gastos repercutibles, que incluye las reglas de valoración y liquidación aplicables.
  • Debemos guardar copia de los contratos, recibos y documentos que emita el banco, sobre todo si estamos pagando un préstamo.
  • No pueden cobrarnos comisiones o gastos por servicios que no hayamos aceptado o solicitado.
  • En caso de pérdida o robo de una tarjeta de crédito, de débito o de compra, hay que notificarlo inmediatamente a la entidad para evitar un uso indebido  y denunciar en la policía.
Préstamos
Existen principalmente dos tipos de préstamo: el préstamo hipotecario y el préstamo al consumo. El préstamo hipotecario (hipoteca) es el que habitualmente se utiliza para la compra de una vivienda; mientras que el préstamo al consumo se usa más con garantía personal para productos de precio elevado como un coche, muebles...
Préstamo hipotecario

El préstamo hipotecario se utiliza para la compra de vivienda, siendo la vivienda el bien que garantiza su concesión. Si no pagamos el préstamo, la entidad bancaria puede promover la venta de la vivienda y cobrarse así la cantidad del préstamo pendiente de pago.

El importe del préstamo hipotecario concedido al cliente suele ser de entre un 70 y un 80% del valor de tasación de la vivienda. El valor de tasación no es el precio realmente pagado por la compra de la vivienda sino el valor que determina un experto enviado por la entidad de crédito.

El préstamo hipotecario suele ser de larga duración.

Información previa a facilitar por las entidades de crédito:

Las entidades de crédito están obligadas a informarnos mediante un folleto informativo gratuito de los siguientes aspectos:

  1. Identificación del préstamo: nombre comercial y cuantía máxima respecto al valor de tasación.
  2. Plazos, periodicidad de los pagos y sistema de amortización.
  3. Tipo de interés (si es fijo o variable), especificando sus características y la TAE.
  4. Comisiones y gastos.
  5. Importe de las cuotas periódicas.

Si una entidad nos concede un préstamo hipotecario de importe no superior a 150.000 euros, deberá presentarnos una oferta vinculante de préstamo por escrito, con un plazo de validez no inferior a 10 días hábiles que debe contener los siguientes aspectos:

- Capital: importe y forma de entrega. - Condiciones de amortización, con indicación de las cuotas.
- Intereses, especificando sus condiciones tanto en los préstamos a tipo fijo como en los de tipo variable.
- Comisiones de apertura, de reembolso anticipado y otras.
- Gastos: de tasación, aranceles notariales y registrales, impuestos, de tramitación, seguros y otros.
- Intereses de demora.

Si decidimos aceptar la oferta realizada por la entidad, tenemos derecho a examinar y comprobar en la notaría durante tres días previos a la firma si el contenido de la escritura pública coincide con la oferta. Interés fijo e interés variable.
• El tipo de interés fijo se mantiene constante durante toda la vida del préstamo.
• El tipo de interés variable, puede variar aumentando o disminuyendo.

¿Cuáles son los sistemas de amortización más comunes?

En los préstamos con un tipo de interés fijo se suelen efectuar los pagos mediante cuotas constantes, abonando la misma cantidad de dinero en todas las cuotas (suelen ser cuotas mensuales aunque puede pactarse otra periodicidad) hasta el final del préstamo. Existe también la posibilidad de amortización con cuotas variables (la cantidad a pagar varía a lo largo de la vida del préstamo). Este sistema puede ser de cuota creciente, cuando va ascendiendo con el paso del tiempo, o de cuota decreciente.

En los préstamos a tipo variable el método más habitual es mantener fija la cuota de cada período (por lo general anual) situado entre dos revisiones del tipo de interés a pagar. Cabe también la posibilidad de pactar cuotas constantes de pago, alargándose o acortándose el período de pago según los tipos de interés suban o bajen.

Gastos de los préstamos hipotecarios:

Además de tener que abonar periódicamente a la entidad de crédito el capital con los intereses correspondientes, existen determinados gastos que hay que abonar, siendo dichos gastos los siguientes:

  1. Los gastos de tasación de la vivienda.
  2. La comisión de apertura del préstamo.
  3. Los aranceles de notarios y de registradores de la propiedad (el préstamo hipotecario debe formalizarse en escritura pública ante notario e inscribirse en el registro de la propiedad).
  4. El Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD).
  5. Los gastos de gestión.
  6. Los seguros que se pacte suscribir.
  7. Las comisiones por amortización o por cancelación anticipada, cuando se pague parte o todo el importe pendiente antes del vencimiento pactado.
  8. Los gastos por cancelación de la hipoteca, una vez terminado de pagar el préstamo hipotecario, que incluyen aranceles notariales y registrales, IAJD y gastos de gestión.

¿Cómo cambiar las condiciones del préstamo que estamos pagando?

Para modificar las condiciones de un préstamo en vigor, tenemos dos posibilidades: la novación o la subrogación.

La NOVACIÓN consistente en que el préstamo permanece en la misma entidad de crédito, pero se pacta la modificación de algunas condiciones (se puede rebajar el tipo de interés, cambiar un tipo de interés fijo por otro variable, ampliar el plazo de amortización, etc).

La SUBROGACIÓN consiste en trasladar el préstamo hipotecario a otra entidad de crédito que nos ofrezca mejores condiciones del tipo de interés. La subrogación conlleva una serie de gastos: comisión por cancelación anticipada, honorarios notariales y registrales, de gestión, etc por lo que debemos valorar si nos interesa mantenerlo en la misma entidad o cambiarlo a otra distinta.

Préstamo al consumo

Son préstamos con garantía personal destinados a la adquisición de un producto o de un servicio de precio elevado (un coche, muebles, un viaje, etc.). El importe y el plazo por el que se conceden estos préstamos son inferiores a los préstamos hipotecarios, sin embargo el interés suele ser más elevado.

A solicitud del cliente, la entidad de crédito tiene la obligación de efectuar una oferta por escrito con todas las condiciones del préstamo, oferta que será vinculante durante al menos diez días hábiles. Los costes de formalización de un préstamo al consumo son menores que los de un préstamo hipotecario.

Cuentas bancarias

La mayoría de los usuarios disponemos de alguna cuenta corriente o de alguna libreta de ahorro para domiciliar recibos, ingresar o extraer dinero, domiciliar nóminas o la pensión, disponer de tarjetas, etc.

En las cuentas corrientes disponemos de un talonario de cheques, con los cuales se pueden efectuar pagos, mientras que en las cuentas o libretas de ahorro disponemos de una libreta en la que se refleja cada movimiento bancario realizado en nuestra cuenta.

Intereses y coste de las cuentas bancarias

Debemos prestar atención a determinados conceptos:

  • Saldo mínimo necesario que debe tenerse en cuenta para obtener los intereses pactados.
  • Franquicia o saldo no remunerado, que es la cantidad por la que no se percibe ningún rendimiento.
  • Retribución de cada tramo de saldo a un tipo de interés diferente.
  • La posibilidad o no de descubierto o números rojos en la cuenta y los intereses y la comisión a pagar por dicho concepto.

Debemos comprobar las comisiones que nos cobran por nuestra cuenta bancaria, siendo las más habituales la comisión de mantenimiento, la comisión de administración (por cada operación o apunte realizado, que a veces sólo se cobra a partir de un número determinado de apuntes) y la comisión de inactividad.

Asimismo, debemos considerar otros costes que la entidad financiera cobre por prestar otros servicios (Costes de las tarjetas de crédito y de débito. Costes por negociación de cheques y por transferencias. - Gastos por cambio de divisas y por cheques de viaje).

Tarjetas

Las tarjetas de CRÉDITO: Son aquellas que sirven para comprar a plazos y obtener dinero en efectivo. Su uso conlleva una cuota anual. El límite del crédito de estas tarjetas suele ser negociable, dependiendo de la solvencia y antigüedad de la relación del usuario con la entidad de crédito.

Las tarjetas de DÉBITO: Son aquellas que se utilizan en los cajeros automáticos para obtener dinero en efectivo, con un límite diario. También se pueden utilizar como medio de pago de productos o servicios en numerosos establecimientos. A diferencia de las tarjetas de crédito, sólo es posible utilizarlas si se dispone de efectivo en la cuenta bancaria asociada a la tarjeta. El importe de los pagos efectuados se descuenta de manera inmediata.

Las tarjetas de COMPRA o tarjetas de CLIENTE: Suelen estar vinculadas a cadenas de establecimientos comerciales. El importe de los bienes y servicios adquiridos con ellas se carga en una cuenta bancaria del usuario en un plazo único prefijado, con una financiación a coste cero. Algunas sirven también para fraccionar los pagos. No se suele cobrar cuota anual por su utilización.

Las tarjetas MONEDERO o MONEDERO ELECTRÓNICO: Son de aparición reciente. Tienen como función sustituir al dinero en efectivo en pagos de pequeño importe. Consisten en una tarjeta a la que se incorpora un microchip. El microchip, que se carga en un cajero automático, registra la cantidad de dinero que se va descargando en los sucesivos pagos en los lugares que dispongan para ello del terminal adecuado.

Las tarjetas de FIDELIZACIÓN: Son las conocidas como tarjetas de puntos, utilizadas por las empresas asociadas a ellas para captar nuevos clientes y para aumentar el consumo de los que ya lo son. Por cada compra u operación que se efectúa en una empresa asociada, se dan una serie de puntos, que se acumulan y sirven para acceder a determinados bienes o servicios (entradas a espectáculos, alojamientos gratuitos, descuentos en viajes, etc).

Preguntas Frecuentes
Vea las preguntas frecuentes (FAQs) relacionadas con la Banca
BAN_Junta_provincial_arbitral_diputacion
BAN_consumo_junta_andalucia
BAN_instituto_nacional_consumo
BAN_centro_europeo_consumidor