Áreas Temáticas (Información al Consumidor)

Derechos y obligaciones del asegurado

El principal derecho del titular de un seguro es percibir la indemnización que le corresponda en caso de producirse el riesgo cubierto, así como a disponer tanto del contrato como de sus condiciones generales y particulares. Una vez producido el siniestro, y como principal de ellos, tiene derecho a la indemnización del mismo, según se detalla en las condiciones de la Póliza. Tal como se recoge en el Artº 38 de la Ley 50/1980 "Si las partes se pusiesen de acuerdo en cualquier momento sobre el importe y la forma de la indemnización, el asegurador deberá pagar la suma convenida o realizar las operaciones necesarias para reemplazar el objeto asegurado, si su naturaleza así lo permitiera."

La obligación principal del asegurado es el pago de la prima correspondiente.

Por otra parte, tiene que comunicarse al asegurador el siniestro en un término máximo de siete días, a partir del momento en que se ha tenido conocimiento del mismo. También ha de tramitarse al asegurador, en un término máximo de cinco días a partir de la notificación del siniestro, una lista de los objetos existentes en el momento de producirse el daño y de aquellos que no han sufrido deterioro, así como una valoración de los objetos perjudicados. Cuando el siniestro sea consecuencia de un robo, hay que denunciar el hecho, indicando el nombre del asegurado, en un término máximo de 48 horas.

Consejos para contratar un seguro
  • La OMIC de Marbella aconseja a los consumidores Solicitar Ofertas a distintas entidades aseguradoras y comparar calidad-cobertura-precio, valorando las ventajas y desventajas de cada oferta.
  • Es conveniente acudir a un profesional del sector y plantearle nuestras necesidades concretas. Este aspecto es muy importante, ya que es posible que haya riesgos que deseamos cubrir y que las compañías no incluyen en ninguno de sus productos.
  • La póliza más cara no es siempre la mejor. Una vez tengamos los productos que cubren nuestras expectativas hay que indagar si las diferencias de precios entre ellos está justificada, o si sólo responden a una política de marca y/o prestigio de la compañía aseguradora.
  • El tomador o asegurado deberá comunicar al asegurador las circunstancias que modifiquen el riesgo, en cuyo caso, el asegurador podrá proponer una revisión de la póliza, que deberá ser aceptada o rechazada por el asegurado en 15 días.
  • Debemos leer atentamente la póliza antes de contratar, preguntar sobre los términos del contrato de seguro que no nos queden claros y solicitar una explicación sobre el significado de las cláusulas que no entendamos. Podemos exigir que se añadan las cláusulas adicionales que consideremos oportunas para explicar los aspectos dudosos. 
  • Debe quedar suficientemente claro y determinado con el asegurador, para que quede bien claro en la póliza, la cobertura (lo que cubre el contrato) y las exclusiones (lo que no cubre el contrato). Las exclusiones deberán constar expresamente. Tenemos que evitar tener dos seguros para la misma cobertura. 
  • Debemos exigir que todas las modificaciones o adiciones del contrato de seguro se formalicen por escrito por que de la información verbal que nos facilite la aseguradora no queda constancia.
  • Después de firmar el contrato, no debemos aceptar modificaciones unilaterales que nos sean desfavorables. 
  • Algunos seguros (Ej: seguros de automóviles) ofrecen bonificaciones por no tener siniestros en un determinado período. Es conveniente que tales bonificaciones consten por escrito en el contrato. Conviene también tener en cuenta los posibles recargos en la prima que la aseguradora pueda cargarnos por declarar determinado número de siniestros. 
  • Debemos disponer de una copia de la póliza y guardar los recibos del pago de la prima. 
  • Debemos respetar los plazos y formas de comunicación del siniestro con el asegurador. Debemos facilitar todo tipo de información y colaboración sobre los hechos y circunstancias del siniestro.
El contrato de Seguro

¿Qué es un SEGURO?
El seguro es un contrato entre asegurador y asegurado, del cual se derivan derechos y obligaciones para ambas partes. El asegurador estará obligado a pagar una indemnización a la otra parte, al asegurado, en el caso de que se produzca el siniestro previsto en la póliza. El asegurado se compromete a pagar una prima al asegurador.

La suscripción de un contrato de seguro garantiza al usuario la reposición económica de los daños o pérdidas sufridas como consecuencia de un siniestro. La cantidad económica dependerá de las valoraciones establecidas previamente, así como de las características o condiciones específicas del seguro.

Partes que intervienen en un seguro

  1. El asegurador es la entidad que, a cambio de la percepción de una prima, cuando se produce el hecho asegurado, deberá indemnizar el siniestro Y realizar las prestaciones convenidas.
  2. El tomador del seguro es la persona que contrata con el asegurador y firma la póliza, obligándose a pagar la prima. El tomador del seguro puede contratarlo por cuenta propia o ajena. Tomador del seguro y asegurado pueden ser la misma persona. 
  3. El asegurado es la persona con interés directo en el seguro y sobre cuya vida o bienes recae el contrato. Puede coincidir con el tomador en caso de que sea él quien firme la póliza y pague la prima. 
  4. El beneficiario es la persona titular del derecho a la indemnización. Puede coincidir con el tomador del seguro y/o con el asegurado.

Mediadores en el contrato de seguro
La intervención de mediadores no debe encarecer el precio del seguro. Los mediadores nos pueden asesorar e informar antes de firmar el contrato y durante su vigencia.

  1. El agente de seguros es el que representa a una única compañía, realizando una mediación entre esa empresa y los tomadores y asegurados.
  2. El corredor de seguros, es aquél que no tiene vínculo con una aseguradora determinada, pero realiza la actividad de mediación en seguros, ofreciendo asesoramiento imparcial sobre las condiciones del contrato.

En los últimos tiempos es habitual la contratación de un seguro a través de una entidad bancaria, así como la contratación directa con la entidad aseguradora mediante vía telefónica.

La prima, el infraseguro y sobreseguro
La prima es el pago que realiza el tomador a la aseguradora como contraprestación derivada del contrato de seguro. La prima puede ser única (se paga en un solo plazo) o fraccionada . (pago en diversos plazos, que pueden ser mensuales, trimestrales, etc.).

El tomador del seguro tiene obligación de pagar la prima según las condiciones pactadas en el contrato. Si no paga la prima, el asegurador puede resolver el contrato o exigir el pago en vía ejecutiva. Si ocurre un siniestro y la prima está pendiente de pago, la aseguradora no estará obligada a cumplir sus obligaciones, salvo pacto en contrario. Si en el plazo de seis meses desde el vencimiento de la prima no se ha efectuado el pago y el asegurador no lo ha reclamado, el contrato queda extinguido.

En los seguros de vida con duración superior a dos años, la falta de pago de la prima supone la reducción del seguro conforme a una tabla de valores incorporada a la póliza.

El infraseguro supone que la suma asegurada es inferior al valor del bien asegurado, por lo que el seguro no cubre totalmente el valor de la cosa dañada. En estos casos la entidad aseguradora aplica una regla proporcional, que consiste en que paga el siniestro sólo en la proporción existente entre el valor asegurado y el valor real, salvo que se haya pactado otra cosa.

El sobreseguro o supraseguro supone que la suma asegurada del bien es superior a su valor real. En este caso, ocurrido el siniestro la aseguradora indemnizará por el valor real del daño ocasionado y no por el valor asegurado. Si existe mala fe en el sobreseguro, el contrato será nulo.

Derechos y obligaciones del asegurado

El principal derecho del titular de un seguro es percibir la indemnización que le corresponda en caso de producirse el riesgo cubierto, así como a disponer tanto del contrato como de sus condiciones generales y particulares. Una vez producido el siniestro, y como principal de ellos, tiene derecho a la indemnización del mismo, según se detalla en las condiciones de la Póliza. Tal como se recoge en el Artº 38 de la Ley 50/1980 "Si las partes se pusiesen de acuerdo en cualquier momento sobre el importe y la forma de la indemnización, el asegurador deberá pagar la suma convenida o realizar las operaciones necesarias para reemplazar el objeto asegurado, si su naturaleza así lo permitiera."

La obligación principal del asegurado es el pago de la prima correspondiente.

Por otra parte, tiene que comunicarse al asegurador el siniestro en un término máximo de siete días, a partir del momento en que se ha tenido conocimiento del mismo. También ha de tramitarse al asegurador, en un término máximo de cinco días a partir de la notificación del siniestro, una lista de los objetos existentes en el momento de producirse el daño y de aquellos que no han sufrido deterioro, así como una valoración de los objetos perjudicados. Cuando el siniestro sea consecuencia de un robo, hay que denunciar el hecho, indicando el nombre del asegurado, en un término máximo de 48 horas.

Preguntas Frecuentes
Vea las preguntas frecuentes (FAQs) relacionadas con los Seguros
BAN_Junta_provincial_arbitral_diputacion
BAN_consumo_junta_andalucia
BAN_instituto_nacional_consumo
BAN_centro_europeo_consumidor