Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

El Ayuntamiento respalda el convenio de colaboración de la Fundación San Lázaro con la Asociación Marbella Voluntaria para su adhesión al programa municipal Faro

Lunes, 10 de Junio de 2024 - 11:01 h.

El Ayuntamiento ha respaldado el convenio de colaboración suscrito entre la Fundación San Lázaro y la Asociación Marbella Voluntaria por el que la primera se adhiere al Programa Faro y de Atención a Personas con diversidad funcional. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha mantenido un encuentro previo con los presidentes de ambas entidades en el Consistorio y ha mostrado su convencimiento de que “de esta alianza saldrán importantes resultados en la prevención del aislamiento y la soledad de las personas mayores de nuestra ciudad”. Además, la regidora ha destacado que la fundación “es una reconocida institución social con larga trayectoria, cuyo objeto es el auxilio a los necesitados y, con este acuerdo unirá sus objetivos a los del colectivo local, que lleva desde 2003 ayudando a las personas mayores y a los ciudadanos más vulnerables”.

En este sentido, una de las primeras metas de esta colaboración es atender a las necesidades concretas de primer orden de las personas beneficiarias con productos de alimentación, higiene y de apoyo a la autonomía, entre otros, que la entidad canalizará a través del presupuesto de su programa ‘Comer es lo primero’ y entregará en especie a la asociación de Marbella.

Muñoz ha recordado que el programa municipal Faro “nació para prevenir la soledad y aislamiento de las personas mayores de nuestra ciudad” y ha valorado que “ha sido importantísimo en estos últimos años, donde, una vez más, Marbella Voluntaria ha estado en primera línea, acompañando y realizando seguimientos presenciales y telefónicos; todo ello buscando el bienestar de nuestros mayores”. “Es una realidad que muchas personas de este colectivo no reciben visitas durante meses, ni hablan con nadie durante días y algunas tampoco pueden salir a la calle sin compañía por diversos motivos: discapacidades, movilidad reducida, viviendas no adaptadas, o falta de apoyos”, ha concretado. En este sentido, ha indicado que esto “hace patente una realidad desconocida para la mayoría, ya que uno de los problemas de la soledad en esta etapa de la vida es precisamente su invisibilidad”.