• PORTAL
  • Actualidad
  • La alcaldesa destaca que Marbella, “además de sus muchas virtudes, es una ciudad de cofrades y cofradías” y lanza un mensaje de paz en su pregón de la Hermandad del Nazareno

La alcaldesa destaca que Marbella, “además de sus muchas virtudes, es una ciudad de cofrades y cofradías” y lanza un mensaje de paz en su pregón de la Hermandad del Nazareno

Actualidad municipal
Visto 673 veces alcaldia

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha destacado que Marbella, “además de sus muchas virtudes, es una ciudad de cofrades y cofradías” y ha lanzado un mensaje de paz al ofrecer su pregón de la Real, Ilustre y Venerable Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Mayor Dolor y Santo Sepulcro. La regidora, que ha dedicado su intervención a las víctimas de la pandemia en la ciudad, ha exaltado la devoción a los Sagrados Titulares de la hermandad, al tiempo que ha relatado algunas de sus vivencias, y ha mostrado su deseo de que esta primavera, en la que se recuperarán las salidas procesionales tras dos años de ausencia, se celebre una Semana Santa “especial” que se viva, además de con la responsabilidad y prudencia exigidas, “con intensidad y emoción, con devoción y fe”.

Muñoz ha tenido palabras de recuerdo para el “añorado” Antonio Maíz y para Carmen Urbano, así como para otros antecesores “en el honor de ser pregoneros” de la talla de Francisco Moyano, Juan Antonio Cuevas, Luis del Olmo o Fernando Ónega. La primera edil ha explicado que su sentimiento cofrade nace en Córdoba pero “se hace grande” en Marbella de la mano de compañeros y cofradías como la del Nazareno, de la que “soy orgullosa hermana y camarera de honor del Santo Cristo Yacente desde hace ya 15 años”.

En su pregón ha subrayado que la figura de Nuestro Padre Jesús Nazareno es una de las devociones más antiguas de la ciudad y que, aunque es en 1903 la fecha de la que se parte para la ratificación de su decreto de erección canónica, existen documentos que hacen referencia a la hermandad allá por 1745. Ha resaltado también la celebración en 2021 del 75 aniversario de la entrega a la hermandad por parte del entonces veterinario municipal, Bartolomé Pérez Lanzac, de la imagen de Jesús Nazareno, obra del escultor sevillano José Ribera, y de la restauración del culto público en el municipio. Y ha recordado, en su labor de alcaldesa, la inauguración de la estatua del Nazareno en 2018, en el marco del Encuentro Nacional de Hermandades Cristianas y Legionarias que organizó la hermandad y que proyectó su imagen a nivel nacional.

“Pero lo más emocionante, sin duda, es ver salir, cada año pero siempre como si fuera la primera vez, la imagen del Nazareno por la puerta de este templo, Nuestra Señora de la Encarnación. El silencio que se hace en la Plaza de la Iglesia, solo quebrado por el tañido de la campana del mayordomo, el esfuerzo bañado en fe de los hombres de trono y la pasión y el sentimiento de todos los presentes, que contienen el aliento antes de irrumpir en aplausos al sonar los acordes de la Marcha Real cuando el Señor de Marbella inicia su salida procesional acompañada por un mar de promesas, que siguen sus pasos por las calles de nuestra ciudad con una devoción y una fe infinitas”, ha afirmado.

La regidora ha indicado que Nuestra Madre María Santísima del Mayor Dolor, La Guapa, es, por su parte “la representación del Amor” y también “de la templanza, de la resignación hacia lo que debe suceder, con todo el dolor que refleja su imagen, pero con la dignidad silenciosa y la creencia absoluta, la fe de María, de que la muerte de su Hijo traerá consigo la Resurrección”, y ha apuntado que la imagen lleva más de 60 años acompañando al Nazareno por las calles de Marbella. En cuanto al Santo Sepulcro ha puesto el acento en su especial vinculación con la Legión, el Ejército y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Muñoz ha explicado que cada año el Ayuntamiento lleva a Junta de Gobierno Local la solicitud por parte de la hermandad de que el Viernes Santo salga a la calle en la procesión del Santo Sepulcro el Pendón de Marbella, la única ocasión junto al Día del Patrón, San Bernabé. “Una petición que atendemos siempre con mucho respeto y admiración”, ha precisado la alcaldesa, quien ha detallado que “el Santo sepulcro es más que una procesión, es la escenificación del entierro de Nuestro Señor, con la solemnidad del acompañamiento de la Legión, que imprime un carácter único de marcialidad en su recorrido”.

La concesión de la venia para la salida del Pendón Municipal no es la única vinculación del Ayuntamiento con la salida procesional del Santo Sepulcro, ha apuntado la regidora, quien ha subrayado que la relación se remonta a 1950, cuando la Administración local donó a la hermandad la imagen del Cristo Yacente, restaurando de esa manera el culto público en Marbella a esta advocación. Por esta donación, el Consistorio recibió el título de Hermano Mayor Honorario, el más antiguo de la cofradía, lo que constituye “un orgullo”, según ha asegurado la primera edil, que ha rememorado un momento “muy difícil, pero al mismo tiempo muy emocionante”, en la procesión del Viernes Santo hace unos años, cuando “aguantamos el tremendo aguacero que nos sorprendió en su encierro”. “Empapados, bajo la lluvia, pero con el orgullo y la absoluta convicción de mantener nuestros puestos, de no abandonar en ningún momento a nuestros Sagrados Titulares”, ha valorado.

Muñoz ha recordado que fue nombrada pregonera en 2020, pero apenas unas semanas antes de la celebración “se desató la peor pandemia de la historia moderna”, lo que generó su aplazamiento y el desarrollo de “un trabajo incansable por parte del Gobierno municipal, de lunes a domingo, enfrentándonos a una situación inédita en el mundo, con el objetivo de preservar al máximo la salud de nuestros vecinos y dar cobertura a las necesidades de los más desfavorecidos”. “Estoy convencida de que el Señor de Marbella nos iluminó”, ha afirmado la regidora, que ha detallado que le tocó vivir como máxima responsable municipal, y también en el marco del comité de coordinación ante la pandemia del Hospital Costa del Sol, “el más duro, más agotador y más complicado escenario al que pueda enfrentarse nunca un alcalde o un profesional sanitario”.

“Aquel 2020 no hubo pregones ni salidas procesionales y en los dos últimos años no hemos podido encontrarnos con nuestros Sagrados Titulares en nuestras calles”, ha lamentado Muñoz, quien ha resaltado que esta primavera, sin embargo, “aún con la prudencia que nos marca una crisis sanitaria que aún no ha concluido, enfilamos afortunadamente el camino hacia la deseada normalidad y la Semana Santa regresará a los rincones de la ciudad, a las callejuelas del Casco Antiguo, un momento largamente anhelado por los cofrades y que trae consigo un mensaje de esperanza”. “Estoy convencida de que todos saldremos fortalecidos de este gran reto que ha supuesto la pandemia”, ha aseverado la primera edil, quien ha agradecido el trabajo de generoso y callado de las hermandades de Marbella, en el ámbito social y el cuidado del patrimonio religioso y cultural de la ciudad. “Espero que este pregón sirva de preludio anunciador de una Semana Santa muy especial, mágica y, sobre todo, para que la vivamos con intensidad y emoción, con devoción, y con la fe y la esperanza de la Resurrección de Cristo. Y una petición: que reine la paz”, ha añadido.

Galería de imágenes (1)