• PORTAL
  • Actualidad
  • El ciclo ‘La palabra contada: fragmentos escogidos por lectores empedernidos’ continúa mañana en la Biblioteca Central Fernando Alcalá Marín con un debate literario protagonizado por jóvenes

El ciclo ‘La palabra contada: fragmentos escogidos por lectores empedernidos’ continúa mañana en la Biblioteca Central Fernando Alcalá Marín con un debate literario protagonizado por jóvenes

Actualidad municipal
Visto 192 veces cultura y ensenanza

El ciclo ‘La palabra contada: fragmentos escogidos de lectores empedernidos’, organizado por la delegación municipal de Cultura y Enseñanza con la coordinación de Concha Montes, continuará mañana jueves, 17 de noviembre, a las 19.00 horas en la Biblioteca Central Fernando Alcalá Marín, con un debate literario centrado en los jóvenes. La cita contará con la colaboración de los docentes de Lengua y Literatura del Instituto de Enseñanza Secundaria Guadalpín y Río Verde Sara Sánchez y Antonio Luque, quienes harán una breve introducción y análisis acerca de cómo se acerca la juventud de hoy a la literatura para dar paso después a los propios estudiantes, que leerán los pasajes de sus libros predilectos.

Los asistentes compartirán, a través de un texto escogido, su afición a la literatura y la lectura con todos los presentes en la actividad, que se cerrará con un micrófono abierto a la participación del público. En la edición de noviembre, este ciclo tendrá como voces protagonistas a Leticia Fernández, Carlos Recio, Samuel Díaz, Natasha Rota, Vincenzo Rizzo, Blanca Sánchez, Izan Amador, Alba Mena, Rafael Torres, Claudia Hernández, David Caracuel, María Pacheco, Carlota Gallego, Enma Cordero, Darío Hidalgo y Claudia Mira.

La nueva edición de ‘La palabra contada: fragmentos escogidos de lectores empedernidos’, que se enmarca en la programación de otoño de la delegación de Cultural, se estrenó el pasado mes de abril y avanza en su programación con otra lectura comunitaria con la que se pretende ahondar en la tradición oral de contar historias en voz alta o lo que algunos llaman el placer de la oralidad, a fin de favorecer la pasión por los libros y de divulgar la biblioteca como centro de cultura viva y participativa.